Home > Tips > Amistades tóxicas: ¿Soy una amiga tóxica?

Amistades tóxicas: ¿Soy una amiga tóxica?


Amistades tóxicas: ¿Soy una amiga tóxica?

Tanto se habla de las amigas tóxicas, que es complicado no preguntarse: ¿Soy una amiga tóxica? ¿Identificas estos comportamientos en ti?

Hay amistades que son mejores para ti, que otras: les puedes decir cualquier cosa, ser tu misma, y están ahí, incondicionalmente. Sin embargo, otras amistades pueden no ser tan buena influencia, y hacen más daño que bien. En otras palabras, son tóxicas. Pero, ¿qué pasa cuando TÚ eres la amiga tóxica? Sólo que no te has dado cuenta.

Primero, es importante definir lo que significa “tóxica”, en este contexto. Aunque nos apoyamos y dependemos de amigas, hay maneras de saber si tú eres la amiga tóxica. Es vital que explores tu relación con tus relaciones.

Los amigos están ahí porque quieren estarlo, pero si te das cuenta que necesitas que tus amigos escuchen, valide, o te apoyen, a diferencia de querer compartir tus experiencias, es hora de re-evaluar y trabajar en bajar tu vibra “tóxica”.

Índice

1. Eres necesitada

2. Criticas todo

3. Las conversaciones tratan de ti

4. Das consejos sin que los pidan

5. Eres controladora

6. Eres desconsiderada

7. Buscas validación

Eres necesitada

Aunque pueda ser difícil determinar si eres la que más necesita cosas en una amistad, hay maneras de descifrarlo. Por ejemplo, ¿buscas a tus amigas para cumplir tus necesidades, y resolver tus problemas? Estas son preguntas importantes. Te enganchas a tus amigas, y constantemente pareces tener problemas y necesitas que tus amigas los resuelvan.

Criticas todo

Dar una crítica constructiva es una cosa, pero si eres muy crítica con tu amiga, sobre cualquier cosa, es hora de examinar qué tan tóxica eres. Puede que creas que estás ayudando, pero si siempre criticas a tu amiga, su ropa, sus citas, o lo que hace, es probable que te perciba como alguien tóxica. No eres una figura paterna; se supone que son iguales. Intentar controlar todo no es de ayuda, es tóxico.

Una amistad sana puede ofrecer y recibir una retroalimentación honesta, pero la crítica perpetua es definitivamente tóxica. Ser amigas no es un pase libre para estar lanzando críticas.

Las conversaciones tratan de ti

Cuando tu amiga está a la mitad de contarte algo, ¿haces que la conversación se trate de ti? Comúnmente, las relaciones tóxicas pueden ser enmascaradas por un falso entusiasmo o un rápido, “sé de lo que hablas…,” lo que rápidamente lleva a un, “oh, eso no es NADA comparado con lo que me pasó ayer,”. Buscar superar emocionalmente a tu amiga puede hacerla sentir como si ni siquiera escuchaste, o que tus sentimientos son más importantes que los suyos.

Debes examinar lo equilibrada que es tu relación, o la falta de equilibrio que tiene. Si hay un desequilibrio, una señal de esto es si la mayoría de sus conversaciones se concentran en ti, en vez de aprender más de lo que pasa en la vida de tu amiga.

Das consejos sin que los pidan

Aunque es lindo que las amigas se aconsejen, ¿qué tipo de consejo le das a tus amigas? Si das consejos cuando nadie los pidió, y le dices a tu amiga lo que crees que debería hacer, o te percibe como prejuiciosa, estás siendo tóxica. Vas a alejar a tus amigas.

La retroalimentación ayuda cuando es pedida, no cuando se impone, porque significa que esa persona está lista para reflexionar, y potencialmente, cambiar. La retroalimentación beneficiosa viene en la forma de preocupación genuina, y mucho apoyo. Sin embargo, la crítica, especialmente si no es bienvenida, es más un reflejo de lo que pasa dentro de la persona que la emite.

Eres controladora

Incluso si no pretendes serlo, cuando te pones a pensarlo, te das cuenta de que eres controladora, lo que es otra señal de que eres tóxica. Sientes que eres dueña de tu amiga, es tuya y no tiene espacio para nadie más. No sólo quieres pasar tiempo con tu amiga, pero también quieres saber lo que hace cuando no está contigo.

Las amistades que entorpecen el crecimiento son tóxicas, como cuando intentas distanciar a tu amiga de otras amigas, familiares, o su pareja. Las amistades sanas se ofrecen espacio para crecer, y expandir sus relaciones.

Un foco rojo enorme es si buscas que tu amiga se sienta culpable por tener otros amigos que no sean tú. Esta protección parecería tierna al principio, pero demuestra puntos de posesividad, envidia e inseguridad, que fácilmente se puede transformar en una dinámica tóxica.

Eres desconsiderada

¿Eres el tipo de persona que abandona a su amiga cuando aparece un mejor plan de fin de semana? Si, un indicador más de que eres tóxica. Si siempre llegas tarde, no regresas las llamadas, o dejas plantada a una amiga porque un chico te invitó a salir, eres una amiga tóxica.

Ser desconsiderada le demuestra a tu amiga que no es tan importante para ti, y que no la valoras como persona, ni la respetas.

Hablas mal de ella, a sus espaldas

Piensa en qué tan seguido hablas mal de tus amigas, cuando no están. Si lo haces, y compartes cosas que deberían ser secretas, estás siendo muy tóxica.

Si, hablar mal de alguien a sus espaldas te puede hacer sentir popular con otros, pero es muy dañino para ti y tus amistades. Si no puedes decir algo amable, mejor guarda silencio.

Buscas validación

Si sientes que necesitas a una amiga para tener significado propio, afirmación, y propósito, necesitas validación, y es otra señal de una amistad tóxica. No buscas una relación honesta; en vez de eso, buscas una que te refuerce, todo el tiempo. Necesitas que alguien te diga que eres suficientemente buena, suficientemente inteligente, agradable, etc.


Lo Más Nuevo