Home > Alimentación > Beneficios de los frutos secos

Beneficios de los frutos secos

Actualizado: 2022-10-29

Los beneficios de los frutos secos son muchos y qué bueno, porque son un snack que se antoja y que no nos hace daño como sí pasa con las papitas o los dulces.

Cuando tenemos antojo, lo más común es que vayamos a la alacena o compremos, una bolsa de papitas fritas, o quizá un paquete de galletas o si andamos “más sanos”, una barra de granola. Sin embargo, ninguna de estas es una opción sana como sí lo son, los frutos secos.

Índice

1. Qué son

2. Beneficios

3. Qué más

4. Cómo añadirlos a la dieta

5. También la vanidad

Qué son

Son aquellas nueces que podemos quizá identificar como fuentes de calorías pues, por cada 100 gramos 160 a 180 calorías son las que nuestro cuerpo recibe. Sin embargo, esas se convierten en energía pura.

Beneficios de los frutos secos - Qué son

Las más populares son los cacahuates, las almendras, los pistachos, las nueces diversas, como las de la india, las pecanas y de castilla, así como las menos populares quizá, pero no por ello menos buenas para la salud.

Como es el caso de los piñones que podemos comer en pesto, las semillas de girasol que son ricas en cereales, las semillas de calabaza que son inigualables en pasteles y las de sésamo que van ricas en sushi.

Beneficios

Ahora bien, como mencionamos recién que nos atacó la gula, son deliciosas y las podemos consumir en muy variados alimentos así como presentaciones como cremas, tostadas o con chilitos y azúcar.

Beneficios de los frutos secos - Beneficios

Pero, lo mejor son los beneficios pues, son ricas fuentes de proteínas vegetales que ayudan a las dietas vegetarianas, así como de calcio, que también aportan en esta dieta. Son una fuente alta de fibra.

Y qué decir, de las vitaminas B y E que podemos encontrar en ellas y que combaten los ácidos grasos, mantienen robustecido el sistema inmunológico y ayudan a los radicales libres a mantener nuestra piel sana.

Qué más

Si esto no fuera poco, contienen minerales diversos como el magnesio, el potasio, el calcio que ya mencionamos, el fósforo, el hierro y el zinc entre muchos más que nuestro cuerpo necesita para estar sano y enérgico.

Beneficios de los frutos secos - Qué más

Por ejemplo, el hierro es el mineral que mantiene nuestra sangre fuerte y cuando carecemos de él, padecemos anemia que causa: fatiga, confusión, problemas respiratorios y hasta, depresión.

Así que, por estos minerales y por las vitaminas, te recomendamos añadir a tu dieta un puñado de frutos secos, y con mayor razón si estos, sustituyen a los munchies que por lo general tienen cero nutrientes.

Cómo añadirlos a la dieta

A veces si no estamos acostumbrados a consumirlos podemos tenerlos en la dieta solo como un snack saludable y crudo, sin más sabor que el de la nuez y son ricas en yogures, cereales, licuados y solas.

Beneficios de los frutos secos - Cómo añadirlos a la dieta

Pero también podemos añadirlas a la dieta en cremas, como la más popular que es la de cacahuate, así como hay de almendras, girasol, nuez de castilla y de la india. Esta crema no solo sobre pan o galletas la podemos comer.

Sino sobre frutas, como sustituto de mantequilla en panes y pasteles, así como galletas saludables, o también como un rico ingrediente natural en aderezos y platillos orientales. Eso sí, que sean cremas naturales o, hechas en casa.

También la vanidad

No es vanidad sino eso que amamos que es cuidarnos, porque las nueces además de todos estos beneficios que son maravillosos, son buenas para el cuidado del cabello, la piel y la renovación de esta.

Beneficios de los frutos secos - También la vanidad

Por las vitaminas B y E, mantienen la piel en constante renovación. Y por las grasas buenas, evitan que el cabello pase por etapas de resequedad y por lo tanto, se quiebre fácilmente.

Esto qué importante es porque, cuerpo sano empieza siempre por una alimentación sana y equilibrada.

Qué maravilla es que, todos nuestros posibles problemas de salud y hasta, de estética, se puedan solucionar gracias a alimentos naturales, y que estos además sean ricos ¡ni se diga!