Home > Cabello > Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso

Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso

Por: Melissa Rivas, Escritora. Actualizado: 10 Jul. 2024

Las mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso, tienen la fama de ser excelentes remedios naturales, y claro que probarlas es un obligado para un pelo lindo. 

De la naturaleza se obtienen los mejores ingredientes para el cuidado de nuestro organismo por dentro, y claro que pasa lo mismo por fuera. Si tu cabello se siente reseco y necesita de una hidratación intensa, tenemos una mascarilla casera perfecta para ti. Pero si, por el contrario, tu cabello se nota graso y lo que deseas es eliminar el exceso sebáceo, también tenemos una receta para lograrlo.

Índice

1. ¿Cabello o cuero cabelludo?

2. Yema para cabello seco

3. Clara para cabello graso

4. ¿Te preocupa el olor?

¿Cabello o cuero cabelludo?

Antes de probar una receta de las que te vamos a compartir, considera responder estas sencillas preguntas: ¿qué necesita cuidado? ¿Mi cabello o mi cuero cabelludo?

Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso - ¿Cabello o cuero cabelludo?

Eso porque cada respuesta te dará una necesidad distinta por abordar, porque es diferente hidratar el cabello, o reducir el sebo sobre el cuero cabelludo. Incluso, unas puntas resecas son un problema aparte.

Así, conociendo cuál es el problema por abordar, más allá de resequedad o grasa, podrás tener unos mejores resultados con estas mascarillas.

Yema para cabello seco

Por su alto contenido de grasa, la yema de huevo es ideal para cuidar el cabello reseco, y puedes aplicar esta mascarilla según sea tu necesidad, si en el cuero cabelludo o, en las puntas.

Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso - Yema para cabello seco

1 yema de huevo

1 cucharada de aceite de oliva

2 cucharaditas de miel (opcional) (img6)

Bate los ingredientes y una vez homogéneos, cubre el cuero cabelludo, el cabello o las puntas, según sea tu caso, y deja reposar por lo menos 10 minutos.

Después del reposo, quita el exceso de huevo con agua tibia y como último paso, lava tu cabello con el champú que usas para el cuidado diario.

Clara para cabello graso

Para el cabello con exceso de cebo es mejor dejar a un lado la yema y gozar de los beneficios que la clara tiene para tu pelo. Esta mascarilla será de tu elección.

Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso - Clara para cabello graso

2 claras

1 cucharadita de canela

1 cucharada de miel

1 cucharada de aceite de olivo o coco

Bate los ingredientes hasta unificarlos. Como la clara es menos grasa, probablemente necesitarás de un mayor tiempo de batido pero, una vez que los aceites y la clara se junten, estará lista para aplicar, dejar reposar por 10 minutos y posteriormente, lavar.

Además, este tipo de mascarillas con clara no solo ayudan a remediar el cabello graso, sino que lo fortalecen y dan un equilibrio al cuero cabelludo evitando así, la pérdida de cabello o alopecia.

¿Te preocupa el olor?

El huevo fresco no debe tener ningún olor desagradable, por el contrario, las claras son abundantes en agua, así como proteínas para el cabello, y las yemas con sus grasas naturales emanan menos olores que la clara en sí.

Mascarillas de huevo caseras para cabello seco o graso - ¿Te preocupa el olor?

Sin embargo, si el olor te llega a desagradar, porque a muchas el olor a huevo lo percibimos incluso cuando es muy ligero, puedes aplicar una gotita del aceite esencial de tu preferencia en cada mascarilla y así, aromatizarla según sea tu gusto.

¿Quieres un tip extra? Una mascarilla donde mezcles un huevo y un aguacate hasta formar una crema ayudará a mantener tu cabello fuerte y con brillo, aplica por 10 minutos y lava con el champú de tu elección para disfrutar de un cabello lustroso y ¿sabes qué más? Libre de frizz.

Este tipo de mascarillas naturales para la piel y por supuesto, para el cabello, será tu nueva obsesión después de descubrir los resultados tan llenos de beneficios que obtienes de ellas, pero sobre todo, cuando veas lo prácticas y económicas que son porque, se crean con ingredientes que en sí, ya tienes en tu alacena.