Home > Belleza > Mascarillas para el acné y piel grasa

Mascarillas para el acné y piel grasa


Mascarillas para el acné y piel grasa

Las mascarillas para el acné y piel grasa, son sencillas para hacer en casa, pero antes platiquemos un poco sobre qué es, por qué se presenta y claro, cómo solucionarlo.

La producción de grasa se lleva a cabo de forma regular en tu piel desde las glándulas sebáceas que se encuentran debajo de la superficie de la piel. Es algo natural y que mantiene la piel así como cabello hidratados, pero cuando hay exceso, puede provocarnos granitos, exceso de brillo e incomodidad.

Piel grasa

¿A qué se debe este exceso? Varios factores pueden propiciarlo y van desde la genética, los cambios hormonales, el cambio de rutinas de belleza, así como el estrés de nuestro día a día.

Y lo sabemos muy bien, la piel grasa cuando produce granitos, poros tapados y un brillo que se vuelve muy evidente sobre la piel, puede ser muy molesta, pero para eso, algunas mascarillas nos ayudan.

Miel

Es un tratamiento básico y qué bueno, porque la tenemos en casa para endulzar nuestros días pero, puede también ser una parte de cómo mejoramos este problema de la piel sin complicarnos mucho.

Aplica miel, de preferencia orgánica sobre la piel y deja actuar por 10 minutos, retira y lava con abundante agua.

La miel es humectante, antiséptica y antibacterial, así como eliminar el exceso de grasa y previene el acné.

Almendras

¿Una piel con exceso de grasa no debe recibir más aceites? Solo si estos son buenos para ella como en el caso de la almendra, pero no en el aceite de este fruto seco sino, en el fruto.

Esto con la ayuda de un scrub o exfoliante de almendras molidas, que ayuda no solo a absorber el exceso de grasa, sino a remover con las partículas de almendras las impurezas de la piel.

3 c. de almendras molidas

2 c. de miel

Combina y aplica sobre la piel en movimientos circulares, para después dejar reposar de 10 a 15 minutos. A continuación, lavar y secar la piel. Por supuesto y muy importante, jamás la uses si tienes alergia a las nueces.

Aloe vera

Un remedio muy popular es el de aloe o sábila porque ayuda a mantener a raya el exceso de aceite así como el acné. Prepara el gel de aloe dejándolo reposar por toda la noche en agua y, usa como gel.

Este gel lo puedes aplicar por 20 minutos o incluso, dejarlo por toda la noche una vez que esté seco. Eso dependerá de la reacción que tenga tu rostro, si notas desmejora, no la dejes toda la noche.

Además de que, algunas pieles sensibles pueden presentar alergias por lo que, primero te recomendamos hacer una pequeña prueba sobre tu piel, y si en 24 o 48 horas no ves reacción alguna, lo puedes aplicar sin temor.

Aceite de jojoba

Sí, parece contradictorio aplicar más aceite sobre la piel pero, el aceite de jojoba trabaja como agente encubierto pues, se ha comprobado que reduce la producción natural de sebo en la piel.

Decimos agente encubierto porque, el aceite de jojoba “engaña” a las glándulas sebáceas haciéndolas creer que ya han producido suficiente aceite y así, normaliza los niveles de elaboración naturales.

Claro que, cada piel es distintita y como se trata de un remedio que “engaña” a la piel, es importante ver cómo reacciona la nuestra por lo que, aplica solo unas gotas un par de veces a la semana y, nota si hay mejoría. De no haber mejora, suspende su uso.

Estas mascarillas son más bien remedios que como puedes ver, son de lo más sencillos y en algunos casos solo requieren de un solo ingrediente. Sin embargo, lo más importante es observar cómo mejora tu piel para encontrar ese con el que te quedes y hagas parte de tu rutina de belleza.


Lo Más Nuevo