Home > Alimentación > Pollo al horno receta

Pollo al horno receta

Actualizado: 2024-05-05

Si lo que quieres es impresionar a tus amigas con un platillo delicioso, sin complicaciones, checa esta receta de pollo al horno. Te encantará.

Ven, y aprende a cómo preparar un pollo al horno que sea suave y tierno, jugoso, y perfecto cada vez, con esta simple receta de 5 ingredientes para pechugas de pollo sin hueso ni piel. Agregar sólo un poco de caldo de pollo a esos restos que se escurren del pollo al ser horneado creará una deliciosa salsa que agrega un sabor extra a la mesa.

Todas necesitan una receta probada y comprobada para un simple pollo al horno, es su recetario casero, o en su mente. ¿Estás cazando la receta perfecta? Aquí te tenemos cubierta, con esta receta de excelencia para pechugas horneadas de pollo. Es versátil, amada por todos los que la prueban, y lo mejor de todo, es increíblemente fácil de preparar.

Índice

1. Ingredientes

2. ¿Cómo hornear las pechugas?

3. El tiempo de horneado

4. ¿Cómo acompañar tus pechugas?

5. Congelando para la semana

Ingredientes

Prepara esta deliciosa receta con tan sólo cinco ingredientes:

Pechugas de pollo: claro, vas a necesitar pechugas de pollo. Para preparar esta receta vas a necesitar dos pechugas de pollo sin piel, sin hueso, y divididas en mitades.

Pollo al horno receta - Ingredientes

Aceite de oliva: El aceite de oliva te va a dar la humedad que necesitas, y evitará que las pechugas queden demasiado secas. Además, también te ayudará a que el pollo se cocine de forma pareja. Vas a necesitar 2 cucharadas grandes de aceite.

Sal: Para esta receta, puedes usar cualquier sal que sea de tu preferencia, pero yo te recomiendo usar sal del himalaya, recién molida. En cuanto a la medida, necesitarás media cucharada, o en su defecto, la cantidad de sal que más prefieras.

Caldo de pollo: Vas a necesitar caldo de pollo para hacer una sencilla salsa para verter encima de tu pollo al horno. Vas a necesitar una cucharada sopera, o un poco más, si es que prefieres más salsa.

¿Cómo hornear las pechugas?

Para preparar estas deliciosas pechugas, vamos a ir hablando de cada paso necesario. Esto es lo que tienes que saber, y lo que puedes esperar, de preparar esta simple receta.

Pollo al horno receta - ¿Cómo hornear las pechugas?

Sazona el pollo: Para empezar, necesitas precalentar el horno a 200°C. Después, moja las pechugas de poco con aceite de oliva, y después, sazona con la sal por ambos lados. Para un sabor mejorado, puedes agregar hierbas de olor, finamente picadas. Yo te recomiendo usar perejil fresco, pero también puede ser seco. La ventaja de usar perejil fresco es que tiene mucho más sabor.

Hornear el pollo: Pon el pollo sazonado en un refractario o un recipiente profundo adecuado para el horno. Hornea por 10 minutos, y después, voltea las pechugas y regrésalas al horno para que sigan horneándose por 15 minutos más. Cuando el pollo se haya terminado de hornear, es hora de pasarlo a un plato.

Termina con la salsa: Vierte el caldo de pollo en el refractario que hayas usado para hornear el pollo. Raspa cualquier resto que haya quedado al fondo del refractario con una espátula y regrésalo al horno. Apaga el horno y deja que se consuma hasta que estés lista para servirlo. Esta ligera salsa te ayudará a hidratar y humectar tus pechugas de pollo a la hora de servirlas.

El tiempo de horneado

Aquí entramos a terreno que requiere mucho cálculo y atención. El tiempo de horneado depende del tamaño de las pechugas de pollo. Las pechugas más pequeñas se terminarán de hornear en menos tiempo, mientras que un par de pechugas de mayor tamaño requerirá de más tiempo en el horno.

Pollo al horno receta - El tiempo de horneado

Si usas una pechuga de 150 gramos, el pollo estará listo en 25 minutos, si precalientas el horno con tiempo. Cuando el pollo esté terminado, los jugos se verán transparentes, y un termómetro insertado en el centro de la pechuga deberá marcar, al menos, 74°C.

Si te preguntas a qué temperatura debes tener tu horno, según el tamaño de las pechugas, no te preocupes. La temperatura que te recomendamos es de 200°C, pues es la temperatura perfecta para hornear las pechugas de pollo. Esto es lo que requiere la receta, y funciona perfecto para un buen resultado.

Sin embargo, si tienes tiempo, puedes primero sellar tus pechugas de pollo en un sartén extremadamente caliente. Pasa las pechugas por cada lado, hasta crear una pequeña costra. El exterior del pollo estará sellado, mientras que el interior seguirá crudo. Deja que las pechugas se enfríen y, posteriormente, mételas al horno. Esto te dará como resultado pechugas mucho más jugosas, pero habrá menos caldo para tu salsa.

¿Cómo acompañar tus pechugas?

Con esta receta tan versátil y sencilla, el mundo está disponible para ti. Puedes servirla con algo tan sencillo como una ensalada de lechuga, jitomate, cebolla y vinagreta, o hasta un puré de papas con gravy. ¿Mi recomendación personal? Espárragos a la plancha con sal y pimienta, y un poco de queso parmesano recién rallado.

Pollo al horno receta - ¿Cómo acompañar tus pechugas?

Congelando para la semana

Si sobre algo de pollo, guárdalo en una bolsita con cierre, o en un contenedor para el refrigerador, y podrás guardarlas por cerca de 4 días. Y si eres de esas personas que preparan su comida para toda la semana, congelar tus pechugas es una gran opción. Créeme, vas a querer que esta receta te rinda lo más posible.

Pollo al horno receta - Congelando para la semana

Primero, tienes que permitir que la pechuga se enfríe, y entonces, envolver la pechuga en una capa de plástico para envolver, o de papel aluminio. Asegúrate de que la pechuga esté cubierta por completo, para evitar quemaduras de congelador.

Congela tus pechugas por hasta dos meses. Para descongelarlas, ponlas en el refrigerador, y calienta el pollo en el microondas hasta que esté caliente. Recuerda que, al congelar cualquier proteína animal, una vez que fue cocinada, el nivel de jugosidad será mucho menor.