Home > Pareja > Ruptura amorosa: Miedo a que suceda

Ruptura amorosa: Miedo a que suceda


Ruptura amorosa: Miedo a que suceda

Todas hemos sentido miedo a una ruptura amorosa. Pero, ¿te has preguntado por qué te pasa esto? Las respuestas te pueden sorprender. 

Cuando una relación te trae más sufrimiento que bienestar, o cuando el amor simplemente se acaba, la cosa más lógica que puedes hacer es terminarlo todo, y dar vuelta a la página. Claro, no siempre es una tarea fácil. Sólo el pensamiento de terminar hace que algunas personas sientan un miedo muy auténtico.

El miedo a terminar una relación es un patrón de comportamiento que se encuentra en personas de todas las edades, pero es cierto que algunas generaciones tienen mayor tendencia a presentar este fenómeno. Apps como Tinder, Whatsapp, Bumble o Instagram son ejemplos de nuevas plataformas que se usan para ligar, hoy en día. De hecho, hay miles de parejas que nunca se han visto las caras, en persona.

Esta falta de comunicación física es una espada de doble filo. Por un lado, suaviza el golpe. Por otro lado, hace a algunas personas mucho más vulnerables. Tardan más tiempo que sus padres o abuelos para enfrentar ciertos traumas importantes. Estos son necesarios para un desarrollo emocional adecuado. Es por eso que la gente más joven suele sufrir más de miedo a terminar su relación.

¿Cuándo sucede el miedo?

El miedo a terminar se produce, principalmente, por la baja autoestima, el miedo a la soledad, y básicamente, el miedo a empezar de cero. Cuando estás en una relación tóxica, y te sientes atrapada, cualquier intento por ganar tu independencia te requiere un gran esfuerzo, incluso cuando estás sufriendo.

Si has estado en una relación por mucho tiempo, terminarla y todo lo que esto implica, es un cambio muy drástico. Las rutinas a las que nos acostumbramos nos mantienen en una comodidad agridulce. La idea de terminar cuando tienes una relación cercana con la familia de tu pareja, y sus amigos, se vuelve aún más pesada.

Algunos de nuestros miedos incluyen lo que esas personas podrían pensar de nosotras, la mirada en sus caras cuando nos los topemos por la calle. También, la simple idea de perder todo contacto con las personas con las que hemos formado lazos, también juega un papel importante.

Cuando una relación termina, quien haya tomado la decisión suele sentirse responsable y culpable por todo el dolor que causa la ruptura. Ya no que buscas herir a nadie, te sientes como un verdugo. En vez de dar el paso, decides castigarte. Tu vida se vuelve un espiral de dudas y cargas que no sabes cómo enfrentar.

Soledad

Otra de las cusas por las que las personas sienten miedo de terminar su relación, es porque, en resumen, no saben estar solas. Algunas personas necesitan aprobación, y la presencia de una pareja en sus vidas ayuda mucho con esta necesidad. Esto hace imposible considerar la idea de una ruptura. Estas personas prefieren ser infelices y vivir una vida miserable, en vez de enfrentar lo que ya sabe: ya no quiere estar con esa persona.

¿Cómo superar tu miedo?

La única forma de superar tu miedo es al enfrentar la situación. Tener valentía es muy difícil, pero a veces, es la única forma de encontrar tu propia felicidad. No hay punto a quedarte en un lugar donde el sufrimiento es mayor que el bienestar. Si la relación ha sido sana y honesta, pero la flama del amor ha desaparecido, la lógica es ser honesta con esa persona.

Recuerda que puede que no estés enamorada, pero lo estuviste en el pasado. Por lo tanto, la otra persona se merece el mayor respeto posible. Además de ser muy egoísta, podría ser cobarde engañar a la otra persona al hacerla creer que el amor aún existe entre ustedes.

Si has estado en una relación tóxica y codependiente, terminar con él es una prioridad para tu salud mental. Te mereces ser respetada, valorada, y amada por personas que sientan lo mismo por ti que lo que tu sientes por ella. Esclavizarte al sufrimiento y dolor sólo le hará daño a tu autoestima, y te dejará sin salida.

De una u otra manera, ten en mente que las dudas y arrepentimientos te rodearán. Tu vida cambiará, y seguro vas a extrañar muchas cosas, especialmente la compañía, incluso si tu relación era tóxica. Habrá días en que sientas soledad, y tengas la idea de volver con tu ex. Sin embargo, no es tu corazón el que te habla, es la falta de rutinas.

Recuerda tu vida previa

Tenías una vida vibrante y feliz antes de que tu pareja entrara a tu vida. No eras feliz todo el tiempo, porque eso es irreal, pero la pasabas increíble. Entonces, ¿qué te detiene de volver a tener esa vida, si tu pareja desapareciera?

Vas a estar bien

A veces, te vez forzada a estar bien. Otras veces, te das cuenta que la fuerza de la vida es más grande que las circunstancias. Puede que no sepas como van a resultar las cosas, después de terminar, pero tienes que confiar en que, pase lo que pase, vas a estar bien.

La vida sigue. Incluso si quisieras, no será posible que llores ríos por tu pareja, por siempre. Llegará el día en que te levantes, y sigas tu camino, olvidando todo lo que tenga que ver con él.

No te conformes, por miedo

Una de las peores cosas que puedes hacer, cuando vives con el miedo a terminar tu relación, es quedarte y conformarte. Esto significa que elijes tu vida, basándote en el miedo, y eso nunca le ha servido a nadie. Puede ser aterrador dejar esa relación y estar por tu cuenta, pero algo aún más aterrador es sacrificar tu felicidad real.


Lo Más Nuevo