Home > Belleza > Rutina de skincare para piel mixta

Rutina de skincare para piel mixta


Rutina de skincare para piel mixta

Está rutina de skincare para piel mixta que tenemos para ti el día de hoy, será de tus consentidas, porque con pocos pasos podrás tener una rutina de lo más completa y fácil.

No es una casualidad que lo primero que busquemos en el internet o en los motores de búsqueda sobre rutinas de skincare sea con la palabra “fácil”, y no es así porque le saquemos la vuelta a rutinas que son complicadas sino que, sabemos que será mucho más sencillo seguirla con el rigor necesario cuando es simple y más probable de mantener. 

Tu piel

Lo primero que debemos tener en cuenta es el conocimiento con el que ya contamos sobre nuestra piel, porque si bien el conocer que se trata de una que es mixta nos ayuda muchísimo, hay más por tener en cuenta.

Una piel mixta sencilla será esa con la zona grasa en el área T, o lo que es lo mismo frente, nariz y barbilla. Sin embargo, en ocasiones por las dimensiones de cada una de estas zonas se complica el skincare.

Si somos de frente amplia, eso requerirá de más cuidado, sobre todo si se llena de granitos y espinillas. Una nariz respingada será mucho menos probable que genere comedones y espinillas, así como una barbilla pronunciada puede que solo cree pequeños barritos.

Tus necesidades

De tal manera que, si cuentas con alguna de estas características en tu rostro, de ahí surgirán diferentes necesidades y sobre todo, soluciones para ti como objetivo en tu rutina de skincare.

En realidad las zonas más propensas a generar problemas para una piel mixta será siempre la nariz, ya que por sus características es una sola sebácea del rostro y los granitos y espinillas son normales.

Sin embargo, no porque sean normales son deseados de tal manera que la rutina de skincare mixta deberá prestar mayor atención a la limpieza de la zona que te genere más problemas y sobre la que tendrás más soluciones.

Piel mixta

Una piel mixta necesita en muchas de las ocasiones (si no es que siempre), cuidado que sea igual que ella, mixto y dual enfocándose en cubrir ambas necesidades de una zona grasa y las de una zona seca.

Entonces lo más común es que tengamos productos no al doble sino que prometan mantener un equilibrio entre sus características esenciales para que favorezcan este tipo de piel.

Sin embargo, en ocasiones nos convendrá tener productos enfocados en el control de la grasa y la hidratación, o lo que es lo mismo, el doble de productos.

Y aunque tengamos que comprar para estas dos necesidades, escojamos los de mejor calidad y tengamos pocos productos en sí, pero con excelentes beneficios para nosotras.

Limpieza

La limpieza en esta zona entonces, será dándole una especial atención al área grasa y que está no se llene ni de suciedad ni de factores que la puedan afectar. Una limpieza enfocada en la zona T.

Esto no quiere decir por supuesto, que descuidemos la limpieza en mejillas y debajo de los ojos, sino que, solo escojamos productos que puedan ser menos riesgosos pues, se enfocan en no resecar.

La solución está en los limpiadores en gel o los que contienen glicerina, porque pueden mantener un equilibrio que va más enfocado en la limpieza y no en reducir las grasas.

Hidratación

La hidratación también tendrá que ser equilibrada con un compuesto mixto desde el producto que más empleemos. Las cremas que se enfocan en este tipo de piel son buenas soluciones.

Sin embargo, siempre será un poco más acertado contar con los productos con mayor capacidad de hidratación para mejillas y cuello, así como otros un poco menos grasos para la zona T.

Como siempre te decimos, debes escuchar a tu piel y notar cómo van surgiendo los beneficios y si estos se ven efectivos y que mejoran el aspecto de tu rostro, esos son los buenos.


Lo Más Nuevo