Home > Pareja > Sufrir por amor: ¿parte de una relación?

Sufrir por amor: ¿parte de una relación?


Sufrir por amor: ¿parte de una relación?

El amor duele, o al menos, eso dicen por ahí. Sufrir por amor, ¿es parte de una relación? Este es un tema que tienes que analizar. 

La televisión, el cine, y las novelas han popularizado las relaciones disfuncionales bajo el disfraz de la pasión. Entre más intensa la conexión, más sentimientos incontrolables, más apasionada la relación, más profundo el amor. Esta es la premisa defectuosa bajo la cual muchas de nuestras relaciones e ideales están basadas.

El chico malo, el amor imposible, el luchar por amor, y estos son mensajes que recibimos a todas horas, a cualquier edad. Y siempre, a cuesta nuestra. Probablemente has escuchado a muchas personas decir que hay que sufrir por amor, o que el sufrimiento es parte del amor. “El amor duele”. Esto no es verdad. El amor no lastima, pero una persona que no sabe amar, sí. No te confundas.

El amor es de las cosas más increíbles en el mundo. Pero cuando alguien miente, engaña, o traiciona nuestra confianza, nos volvemos amargas, culpando al amor. Empezamos a perder la esperanza en el amor. Lo peor de un corazón roto es que nos perdemos en intentar aferrarnos a una persona que no es correcta, o adecuada. Empezamos a pensar que tenemos miedo de enamorarnos, porque no queremos salir lastimadas de nuevo.

No se supone que el amor duela. Si es el caso, no es un amor verdadero. Es un conjunto de emociones, creencias y pensamientos que hemos disfrazado de amor. El amor no duele. La soledad duele, el rechazo duele, perder a alguien duele, la envidia duele.

Todas las personas confunden estas cosas con amor, pero en realidad, el amor es de las pocas cosas en el mundo que ayudan a abrazar el dolor, y hacer que una persona se sienta increíble, de nuevo. El amor es una de las cosas en el mundo que no duelen.

Índice

1. La experiencia en el amor

2. Un individuo real

3. La decisión consciente

4. La fantasía del amor

La experiencia en el amor

Se cómo se siente sentirte rota. He estado ahí, y he experimentado ese tipo de dolor. He estado en relaciones de años, sólo para averiguar que fui engañada por mucho tiempo. Cuando te encuentras en una situación similar, ¿cómo empiezas a confiar en alguien nuevo?

Sufrir por amor: ¿parte de una relación? - La experiencia en el amor

Se requiere de mucho valor para que una persona decida abrir su corazón a alguien nuevo, porque todos tenemos ese miedo dentro de nosotros, debido a una mala experiencia pasada. Sin embargo, no podemos dejar que el pasado sea un problema en tu presente, y que modifique tu futuro.

Un individuo real

Para amar sin dolor, es importante soltar las creencias que tenemos respecto al amor, soltar las expectativas. No se trata de bajar la barra, se trata de eliminarla. Se trata de experimentar a la persona que tienes enfrente, sin un marco en el que tendría que entrar. Para amar realmente, necesitamos reconocer a la persona con la que estás como un individuo distinto a ti, una mente única, que jamás pensará de la misma manera que tu lo haces, y nunca sentirá de la misma manera que tú. ¿Similar? Tal vez, pero nunca igual.

Sufrir por amor: ¿parte de una relación? - Un individuo real

¿Suena a cliché? Claro que sí. Sin embargo, esto es algo que pocas personas realmente hacen. Haz un trabajo a consciencia y analiza tu pasado amoroso. ¿Por qué peleabas? ¿Por qué sufrías? ¿Qué hacía tu pareja, o que no hacía?

Las cosas duelen no porque la otra persona haya sido mala, o quisiera afectarte, sino porque tu tenías una idea de esa persona, y terminaste decepcionada. Ahora, claro que existen las personas que buscan perjudicar a otra persona, con toda la intención de lastimar, pero incluso esos casos duelen porque no fueron lo que esperábamos.

Alguien que realmente ama a otra persona, es alguien que permite que su pareja sea quien es, como es, el desastre u organización que hay dentro, los sentimientos y emociones, y con ese conocimiento en la mente, y el respeto por esa individualidad, ELIGE quedarse. Esa es la clave, la elección.

La decisión consciente

Si amar a la persona incompatible es una experiencia incómoda, imagina amar a la persona que es realmente compatible contigo. Si estás en una relación en la que la otra persona te juzga constantemente, te hace menos, te hace sentir como si fueras una cara, estás en una relación con una persona que no sabe apreciarte, y todo esfuerzo que elijas hacer por esa persona, no llegará al objetivo que tienes en mente.

Sufrir por amor: ¿parte de una relación? - La decisión consciente

Hay personas que intentan romantizar una relación abusiva, lo que está mal en muchísimos niveles. ¿Te suena descabellado? Da un vistazo a tu historia. ¿Conoces personas que no se marchan de una relación abusiva? ¿Conoces a alguien que “tiene” que aguantar los celos de su pareja? ¿Has estado en una relación de la que no podías salir?

Es de suma importancia entender y aceptar que todas estas experiencias negativas son cuestión de elección. No fue tu elección que tu ex fuera infiel, pero si fue tu elección quedarte en esa relación, con la intención de darle una segunda oportunidad.

No fue tu elección que volviera a engañarte, pero si fue tu elección darle la oportunidad de lastimarte. Es terriblemente complicado aceptar este hecho. Sin embargo, es la única manera en la que entenderemos que no es el amor el que duele, son las consecuencias de nuestras decisiones.

La fantasía del amor

No me malinterpretes, siempre es bueno ver las cosas con una inocencia infantil. Es natural querer experimentar las maravillas. La imaginación es algo increíble que puede hacer magia en muchas áreas de la vida, si la usamos para ponernos creativas. Pero los buenos deseos sin el trabajo necesario, o la consciencia de una situación, no sirve de mucho.

Sufrir por amor: ¿parte de una relación? - La fantasía del amor

Todos creen que tienen que ser el príncipe azul, o la princesa de cuento. Todos esperan que los problemas se solucionen mágicamente, con ayuda de una poción mágica, un hechizo, o un hada madrina que llega del cielo con la respuesta, a salvar el día, y a cumplir nuestros deseos, sin ningún esfuerzo de nuestra parte.

De la misma manera, esperamos que las personas que amamos también estén a nuestra disposición. Exigimos recibir lo que, desde nuestro punto de vista, es el amor. Se nos olvida que nosotras tomamos la decisión de tener a esta persona en nuestras vidas, y si hay suerte, esa persona tomó la misma decisión, con su opinión particular sobre cómo es el amor.

Pensamos que los problemas se solucionarán solos, o culpamos a otros por el problema, en vez de analizar y buscar la raíz del problema, en equipo. En vez de ver el amor como una decisión que hacemos, sin importar los sentimientos temporales, cuando la euforia del deseo se desvanece, pensamos que el amor se fue también. Para cualquier relación real, lo que se necesita es quedarse curiosos sobre la otra persona, para poder descubrir cosas nuevas sobre ella, y crecer juntos.


Lo Más Nuevo