Home > Ideas > Tipos de piercing en la oreja

Tipos de piercing en la oreja


Tipos de piercing en la oreja

Existen varios tipos de piercing en la oreja, algunos seguro ya los conoces pero, si aún te faltan algunos, aquí tienes todos los que puedes probar para tus accesorios.

Los piercings son en sí las perforaciones que podemos hacer en cualquier zona del cuerpo por diferentes motivos. De hecho, las perforaciones no solo son por estética o moda, sino que pueden tener un simbolismo cultural, religioso y hasta, personal. Para ti que estás pensando en hacerte tu primera perforación en la oreja o, si deseas una nueva, esto te interesará.

Índice

1. Antes de hacerte un piercing

2. Tipos de piercings

3. Hélix:

4. Anti-helix:

5. Hélix interno o daith:

6. Rook:

7. Conch:

8. Tragus:

9. Industrial:

10. Anti tragus:

11. Snug:

12. Caracola:

13. Lóbulo:

14. Lóbulo superior:

15. Cuidados tras la perforación

Antes de hacerte un piercing

Hacer una perforación con una aguja, ¿qué tal difícil puede ser? Parece sencillo pero no, lo mejor siempre será acudir con un especialista ya que, sabrá dónde exactamente debe hacerse la perforación, lo hará con material 100% esterilizado, y además, con toda la higiene necesaria en el lugar. Asimismo, un profesional se mantendrá alejado de las zonas de alta concentración de vasos sanguíneos, evitando así cualquier exceso de sangrado.

Tipos de piercing en la oreja - Antes de hacerte un piercing

El piercing además debe ser de un material como el titanio, el acero quirúrgico, de oro (no menos de 14 kilates), y demás materiales que no sean propensos a causar infecciones en la piel. Cada trabajo debe ser realizado por un profesional pero, algunos piercings como el industrial o el hélix interno, por su posición tan específica y en zonas dolorosas, es importantísimo que sean realizados únicamente por un experto en perforaciones y con todas las medidas necesarias.

Tipos de piercings

Tipos de piercing en la oreja - Tipos de piercings

Hélix:

de los más populares y va en el pliegue exterior de la oreja, y puedes tener tantos como el diámetro de tu oreja te permita.

Tipos de piercing en la oreja - Hélix

Anti-helix:

contrario el hélix en su posición, pero en sí va también en el pliegue exterior y junto al daith.

Tipos de piercing en la oreja - Anti-helix

Hélix interno o daith:

va en el cartílago interno de la oreja y, tiene la fama de disminuir las migrañas y por eso, se le llama también el piercing de las “migrañas”.

Tipos de piercing en la oreja - Hélix interno o daith

Rook:

va en el pliegue del cartílago que está arriba del daith o enseguida del conch.

Tipos de piercing en la oreja - Rook

Conch:

justo por encima del anti tragus, muy elegante y chic.

Tipos de piercing en la oreja - Conch

Tragus:

el que va a la entrada del conducto auditivo. Por ser cartílago, puede ser un poco más doloroso.

Tipos de piercing en la oreja - Tragus

Industrial:

son dos piercings en los cartílagos externo e interno conectados por la joya, y deben estar perfectamente alineados, solo se puede hacer por un profesional.

Tipos de piercing en la oreja - Industrial

Anti tragus:

va sobre el lóbulo superior. Tiene fama de ser el más doloroso pero, vale la pena.

Tipos de piercing en la oreja - Anti tragus

Snug:

va en el cartílago interno de la oreja, va contrario al hélix.

Tipos de piercing en la oreja - Snug

Caracola:

se parece al hélix pero, no va en el cartílago exterior en sí, sino dentro de la caracola de la oreja.

Tipos de piercing en la oreja - Caracola

Lóbulo:

el que casi todas tenemos, el clásico de toda la vida.

Tipos de piercing en la oreja - Lóbulo

Lóbulo superior:

arriba del piercing clásico y al igual que este, de los menos dolorosos.

Tipos de piercing en la oreja - Lóbulo superior

Cuidados tras la perforación

Una perforación es una laceración ligera en la piel, que es controlada sí, pero que no dejada de ser punto expuesto a cualquier infección. Por esto, es especialmente importante que cuides la limpieza de tu piercing.

Tipos de piercing en la oreja - Cuidados tras la perforación

Procura evitar que la pieza de joyería se pegue en la costra. Lava la herida con un poco de jabón neutro y, agua ligeramente tibia. Si se formara alguna costra, retira conforme esta se vaya desprendiendo, jamás jales ni arranques exponiéndola a una infección.

Además, seca la perforación con una toalla siempre limpia, evita la humedad en la zona y no apliques alcohol o agua oxigenada, eso solo retrasará la cicatrización y sobre todo, no retires la pieza de joyería hasta que el piercing haya cicatrizado por completo para que, la perforación no se vaya a cerrar.


Lo Más Nuevo